Logo

Por Max Barbosa | www.TeatroMundial.com, Miami

Al llegar al Teatro Abanico para presenciar la última presentación de ! Divorciarme Yo… !, monólogo escrito e interpretado por el actor venezolano Orlando Urdaneta, recordé las palabras del director y actor cubano Mario Ernesto Peña ( ¿- 2006) cuando lo entrevisté para esta  “página”: “El monólogo deberían de prohibirlo, multando al director si fuera necesario”. ( Leer Conversación con Mario Ernesto Peña ). TeatroenMiami.com - Mario consideraba, entre otras dubitaciones, que el desarrollo dramatúrgico era imposible con un solo actor en escena; por tanto, el monólogo como tal es contraproducente al hecho teatral en sí mismo, convirtiéndose en una expresión del aburrimiento.

 Entonces- me asaltó la pregunta-, ¿cómo es posible el éxito que acompaña a la puesta en cuestión desde que se estreno en el año 1996, es decir, diez años atrás? ¿Será Urdaneta una “rata de teatro y tiene un sentido instintivo de su relación con el escenario y con el público”, como afirma el director Jeff Levis en el programa de mano?

Orlando nació en Maracaibo, Venezuela, donde es muy conocido por sus actuaciones en teatro, cine y televisión, obteniendo diversas distinciones por la calidad que ofrece, entre otras, Premio Municipal de Teatro en 1997. En estos instantes presenta el programa televisivo La hora de Orlando a través de la Familia Cosmovisión. Vive en Miami.

¿ ! Divorciarme YO? ! relata la historia recurrente de Manuel en cuanto a frustraciones matrimoniales: cinco bodas y cuatro separaciones a pesar de su leit motiv existencial: ser feliz. Es más, él ofrece jovialidad, simpatía y estabilidad económica. Urdaneta lo define como un “tipo derecho. Sin mayores aspiraciones en su vida. Sacar adelante sus muchachos. Tomarse unos palitos en fin de semana. Y tener donde pasar la Semana Santa”. Manuel es una persona “ chevere”. Jeff  opina que se trata “de la esencia del hombre que va desde lo vulnerable hasta lo ‘ supermacho’ ”. De ahí que él decida contarnos su historia a modo de catharsis para que sepamos, además, las aterradoras implicaciones del divorcio; es como si la víctima- el hombre, por supuesto-, viviera acosado a tiempo completo. Por eso Manuel decide no deshacer la maleta jamás para partir de inmediato si fuera necesario a pesar de que acude a los matrimonios realmente enamorado, rememorándonos la frase de García Márquez en El amor en los tiempos del cólera: “ El corazón es una casa de putas, le caben todos los amores posibles”.

Pero, ¿ por qué el monólogo en cuestión se escapa del veto que Mario Ernesto quiso imponerle a dicha expresión teatral? Sencillo, es un cuento que Manuel le hace directamente al público, mirándolo, para que no quede la menor duda de que él es el receptor del mensaje repleto de comicidad a partir de sucesos conocidos por la audiencia; entonces, la comunicación surge espontáneamente a partir del texto bien escrito e interpretado por Orlando Urdaneta que tiene a su favor la difícil cualidad de ser veraz desde el principio hasta el fin.

Beatriz Urgelles, quien realizó la producción general de la puesta en escena, prometió otros espectáculos similares en cuanto a calidad se refiere en ese mismo espacio, Teatro Abanico. Roguemos que así sea.
Teatro en Miami Corp a Cultural non for profit organization of Miami, Florida