TeatroenMiami.com

Switch to desktop Register Login

Una caja de zapatos vacía, vacía.

390495 357667747647857_1729261289_nPor Max Barbosa – www.TeatroenMiami.com

La tercera semana de Un fogonazo del absurdo, el primer festival internacional del teatro de Virgilio Piñera se celebró con Una caja de zapatos vacía en The Jerry Herman Ring Theatre de la Universidad de Miami. Como es conocido, FundArte copatrocina dicho festival junto a la mencionada universidad.


Eloy Ganuza versionó el texto original y dirigió el espectáculo. El elenco lo integraron: Raúl Durán (Carlos), Annia Bú (Berta), Ernesto Tapia (Angelito), Belma Suazo (Bailarina que también es una virgen) y Pinello (Interprete del saxofón). El proyecto Mudras de E.G Producción estuvo a cargo de la realización general.


Dice Rine Leal que Virgilio escribe la obra en 1968.1 Matías Monte Huidobro, otro de los imprescindibles en el decursar teatral cubano, apunta que “la obra se da a conocer después de la muerte de Piñera (1979) en una edición que publica Luis F. González-Cruz en Miami. La obra llegó a manos de su editor en 1968 (…)”. 2 Se estrena en 1987 por el grupo Avante durante el Festival Internacional de Teatro Hispano de nuestra ciudad.  González-Cruz definió la importancia del conflicto que se narra así:


                                  (…) es un constante juego, en el cual se representa un ritual entre tres 

                                  partes: la tortura, la interrogación y la inmolación. En el primer acto, Carlos                                       

                                  patea una insignificante caja de zapatos vacía. Después interroga a Berta,

                                  por no poder interpelar a la inanimada caja, para terminar aplastando a esta

                                  última a manera de ejecución. El juego no es mero pasatiempo, sino el

                                  modo de adiestramiento en los manejos de la crueldad que a Carlos, en el

                                  segundo acto ( encarnando entonces a la caja de cartón), le tocará sufrir.3


Angelito aparecerá en el segundo acto para conformar un tríptico piñeriano: personajes incapaces de salvarse por sí mismos, solos en la colectividad como enajenados por las circunstancias que padecen, tanto, que se hace necesario patear una caja para reafirmarse- o negarse quizás-, como seres humanos. Existencialismo y crueldad en conjunción.


223042 357667477647884_1362799234_nEn la puesta en escena que nos ocupa vale destacar las actuaciones, sobre todo. Annia Bú, creíble, le impartió a su personaje la espontaneidad que requerían los diversos cambios de conducta de este. Sorteó, al igual que Raúl y Ernesto, los inconvenientes de elementos escenográficos imprácticables al desplazarse. Dominio de las transiciones en un texto rico en este sentido.  Jugó con el espacio por la seguridad de sus movimientos. Buena dicción y proyección vocal.  Sin embargo, ¿porqué no mostró sus senos como exige el autor y el contexto dramático? Al enseñar unos ajustadores color carne, el instante perdió el impacto necesario. Raúl Durán y Ernesto Tapia lograron diferenciar a sus personajes víctimas del mismo conflicto. Parece ser que Raúl caracterizó a Virgilo (¿Lezama a lo mejor?) mediante algunas acciones físicas; recurso a tener en cuenta porque de alguna manera y de muchas maneras Virgilio está en  la totalidad de su obra.


Debido a las actuaciones de Annia, Raúl y Ernesto se hizo evidente que las danzas, filmaciones, las interpretaciones del saxofonista así como el Quiéreme mucho, cantado por Pancho Céspedes como gran final, no se integraron al discurso dramático, al contrario, lo soslayaron.


Si la lectura de Una caja de zapatos vacía pudiera resultar de mucho contenido, densa tal vez, por extensión, su presentación escénica se convierte en un reto para cualquier director.


Equipo técnico y artístico

Carlos Pintado, asesor literario.

Michel Hernández, diseño de escenografía.

Yimali Hernández, diseño de vestuario.

Richard, diseño de luces.

Luis Leonel León, diseño de multimedia.

Michel Hernández, atrezzo.

Luis González-Cruz, traducción.


Este fin de semana concluye el festival con la presentación de Sacando aguas con canastos basada en dos obras de Virgilio, Siempre se olvida algo y Falsa alarma por actores de la Universidad de Miami.


 Bibliografía:

Leal, Rine : Teatro Completo, Virgilio Piñera.La Habana, Letras Cubanas, 2002, Pag. XXII.

2 Montes Huidobro, Matías: Cuba detrás del telón. Miami, Ediciones Universal, 2008, V-II, pags. 313-316.

3 ------: pag. 313.

 

Teatro en Miami Corp a 501 (c)(3) non-profit organization was organized to preserve Hispanic cultural heritage through the arts. Specifically, TEMS mission is to inform, promote produce and creatively participate in all artistic endeavors in order to strengthen our county culture

Top Desktop version