Menu
RSS

max barbosaMax Barbosa (Palma Soriano, Santiago de Cuba)

Licenciado en Letras por la Universidad de Oriente. Integró los elencos de las agrupaciones Teatro Juvenil de La Habana y las Brigadas Artísticas Francisco Covarrubias. Laboró durante diez años en TeleRebelde - hoy TeleTurquino-, Santiago de Cuba, como actor, escritor y conductor del programa La Trova Santiaguera. Incursionó en la actuación radial en la emisora provincial CMKC. Reside en Miami. Aquí ha escrito para varias publicaciones locales, entre estas, La Voz Católica, El Nuevo Herald, Éxito así como en mundolatino.com (New York) y cubaencuentro.com (Madrid).Dos de sus entrevistas fueron escogidas por la editorial Aduana Vieja para su antologia La crónica más larga. Periodismo cubano en el exilio ( Madrid,2016).  Es periodista de www.teatroenmiami.com desde el pasado siglo.

Los cuentos de Rene 1Por Max Barbosa - www.TeatroenMiami.com

Traía el miedo a flor de piel, era un anciano joven que había viajado por la espiral del infierno.

Alejandro Lorenzo.

El cuento de René está de vuelta. Larry Villanueva descifra el mundo asombrosamente alucinante de René Ariza (La Habana, 1940- San Francisco, California, 1994), relacionado, estéticamente, con el quehacer del nunca ausente Virgilio Piñera (Cárdenas, 1912- La Habana, 1979).

!Caramba, René, cuánto te necesitamos para que prosigas recreando la realidad de una Isla en extinción permanente!

He aquí las motivaciones de Larry:

Hace unos años trabajaste los cuentos de René Ariza, ¿es el mismo concepto escénico de aquel entonces?
El tiempo pasa y a veces no pasa nada. Ese es el caso de Cuba, patria de René Ariza y de todos los actores en El cuento de René. El trabajo de Ariza sigue vigente no sólo en el tema de la isla, sino en el planeta entero. Ya sea en casa o un país, el poder y el control de un gobierno tiene tentáculos aunque no se sienta en carne propia. En el caso de Cuba, el texto de Ariza habla de un horror disfrazado de ironía para poder decir. El concepto de la puesta es parecido al anterior; hace once años, aunque comprendo que hay que crecer las ideas y llevarlas a otro nivel a costo del riesgo. Estoy dirigiendo intérpretes nuevos y me interesa ver sus propuestas. Me he acostumbrado a trabajar a partir del actor. Hay elementos dentro de mí que insisten y por lo tanto dejo que fluyan. Me identifico mucho con el texto de René Ariza y puedo ubicarlo en un paralelo con mis vivencias en Cuba. Aunque salí a temprana adolescencia, no se puede borrar lo vivido. La puesta continúa usando un refrigerador hecho por Michel Hernández, nuestro escenógrafo, y que es el mayor elemento escenográfico, eje que une todos los cuentos y que se convierte en nevera, ataúd o barco.

¿Crees que su discurso es atractivo en estos relativos tiempos?
¡René Ariza era tan artista! Lo conocí cuando yo empezaba en el teatro. Haberlo visto trabajar fue un excelente ejemplo para un joven que aspiraba ser actor. Recuerdo que era un hombre excéntricamente sencillo, loco y todo lo que hacía tenía un magnetismo. Sin proponérselo, me hacía reír mucho. Sigo admirando su trabajo en el tiempo y en su literatura. El absurdo, el surrealismo y el expresionismo son lenguajes que comprendo bien. René habla mi idioma. Encuentro una afinidad con su forma de contar. En estos tiempos su discurso sigue siendo muy actual aunque hemos tenido que ajustar algunos eventos para actualizar, por ejemplo, la trasformación de la Unión Soviética a la Rusia actual pero el poder es el poder y como popularmente hemos oído decir, “el mismo perro con diferente collar”

¿Cómo lograrán, tu y el elenco, teatralizar literatura?
Rene Ariza era actor y sus cuentos son monólogos. No es difícil teatralizar su trabajo. El tema que une los cuentos son metáforas teatralizadas de otros relatos suyos que no fueron escogidos por falta de tiempo escénico. La obra dura una hora y media.

Ariza presentó muchas de sus obras en plena calle, sin previa propaganda por su afán expresivo-comunicacional. Desde este punto de vista, ¿no es un riesgo la puesta en una sala?
A veces me he hecho la misma pregunta pero el riesgo es un componente necesario en todo lo que hacemos. Es importante que se conozca la obra literaria de Rene Ariza y el teatro es un medio que acerca al espectador a su obra. Sólo los que lo conocimos podemos dar testimonio del artista. Muchos de los actores con los que estamos trabajando han descubierto a René.

Los actores...
El elenco está a cargo de Rose Inguanzo, Carlos Acosta-Milían, Ariel Texido y Andy Barbosa. Yo también estoy a cargo de uno de los cuentos. Se escogió este elenco porque sabemos que los actores poseen el entrenamiento necesario para llevar a cabo lo que necesito de ellos. Son todos profesionales que se van a casa después de un ensayo y al día siguiente ya tienen un trozo del trabajo adelantado.

En tu última nota me preguntas que como se puede actuar y dirigir a la vez. En realidad es difícil. Sin embargo uno se ajusta. De hecho, abro el espectáculo precisamente para dedicar el resto de mi atención a los actores aunque he tenido que hacer entradas y salidas para facilitar el montaje. Preferiría actuar solamente o dirigir pero el monologo del Relato sospechoso disfruto mucho hacerlo y creció dentro de mi como si lo hubiese incubado. Este tipo de apego suele suceder en ocasiones a algunos actores.

Son siete monólogos. ¿No son demasiados si tenemos en cuenta que el actor es intrínsecamente sociable con otros actores en escena?
Los actores tienen relación entre cuento y cuento y a veces dentro de la misma pieza. Ahí es donde la licencia poética ata la teatralización de los cuentos basados en el trabajo de Ariza. Los relatos están 95% intactos. El resto es para darle coherencia y unificar el espectáculo a través de un tema sacado del mismo trabajo de Ariza tomando su frase “… vas a seguir soñado…”

Los cuentos de Ariza son material sólido para un actor. El texto es un tour de force para cada intérprete y a nosotros nos gusta caminar la cuerda floja. Sin embargo, siete cuentos, uno detrás del otro, sería un poco aburrido en esta época tecnológica en que vivimos. Pensé entonces en teatralizarlos con un tema que los hile y es lo que hemos estado haciendo. El tema es una excusa simplemente para decir El cuento de René.

Del equipo de realización...
Esta producción es una colaboración Miami Dade County Auditorium con Arca Images. Los elementos escenográficos son de Michel Hernández y las luces de Carlos Repilado. Néstor Rodríguez me está ayudando a escoger la música que apoyará las transiciones de un monólogo a otro. Debido a que mi concepto es por el camino del surrealismo – así lo sugiere el mundo literario de René Ariza-, quiero universalizar el tema con música clásica, entre otros géneros. Me encantaría alejarme de los temas folclóricos nuestros siempre buscando una manera nueva de contar. Estoy interesado en la yuxtaposición de ideas, sonidos y notas que subrayen el mundo onírico de la puesta. Aunque lo tengo todo claro como director, en el laboratorio de los ensayos cada propuesta del actor me sugieren ideas nuevas para el componente audiovisual de la obra.

El cuento de René. Del 9 al 12 de marzo. Miami-Dade County Auditorium, 2901 W. Flager St, Miami, Fl. Información: 786-327-4539.

Bibliografía. Ariza, René: Cuentos breves y brevísimos. Prólogo de Alejandro Lorenzo. Ediciones Universal, Miami, 1998.


Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos