Menu
RSS

max barbosaMax Barbosa (Palma Soriano, Santiago de Cuba)

Licenciado en Letras por la Universidad de Oriente. Integró los elencos de las agrupaciones Teatro Juvenil de La Habana y las Brigadas Artísticas Francisco Covarrubias. Laboró durante diez años en TeleRebelde - hoy TeleTurquino-, Santiago de Cuba, como actor, escritor y conductor del programa La Trova Santiaguera. Incursionó en la actuación radial en la emisora provincial CMKC. Reside en Miami. Aquí ha escrito para varias publicaciones locales, entre estas, La Voz Católica, El Nuevo Herald, Éxito así como en mundolatino.com (New York) y cubaencuentro.com (Madrid).Dos de sus entrevistas fueron escogidas por la editorial Aduana Vieja para su antologia La crónica más larga. Periodismo cubano en el exilio ( Madrid,2016).  Es periodista de www.teatroenmiami.com desde el pasado siglo.

los cuentos de rene 1Por Max Barbosa – www.TeatroenMiami.com

Teatro de la crueldad por la forma despiadada en que actúan los personajes unos contra otros(...) Un lenguaje por señas en un mundo donde no se puede hablar claro(...) Estas propuestas corresponden a una realidad nacional que es de donde surge la voz. -Matias Montes Huidobro.

El cuento de René, dirigido por Larry Villanueva, con las actuaciones de Rosie Inguanzo, Carlos Acosta-Milián, Ariel Texidó, Andy Barbosa y el propio Larry, motivó la asistencia de numerosas personas al Miami-Dade County Auditorium desde el día 9 al 12 del actual.

Larry escogió la estructura dramática minimalista como medio de expresión. De ahí el predominio del tiempo detenido o ausencia de cambios en un espacio abstracto sin tener en cuenta “la cuarta pared”- ¿existe?-, con un final abierto. Pero no se trata de reducir los elementos que conforman una puesta “clásica” por el mero hecho de “facilitar ” el montaje; al contrario. Se hizo evidente la intención de retomar el atormentado universo de René Ariza- en lo particular-, y del pueblo cubano- desde 1959 hasta estos instantes-,  de la manera más complicada posible: a partir de los actores.

Siete monólogos vinculantes a propósito: Relato sospechoso (Larry), Relato para moscas y Esposas (Andy), El fantasma del puerco y Ser escritor (Ariel ), Carne (Carlos Acosta-Milián), finalizando con Los bravos (Rosie). Por tanto, a pesar de la innata soledad del monologante, los personajes coinciden, además de participar (Carne y Ser escritor, por ejemplo) en determinados momentos de la puesta que hace cuestionar si estos son monólogos en la práctica; independientemente de su imagen aterradora: en Cuba el sufrimiento es colectivo.

“Literatura de interrrelación para ser contada de forma oral”, afirma Alejandro Lázaro al referirse a la obra de Ariza quien ofrecía sus cuentos en plena calle, sin previa plublicidad; pero en el teatro no se cuenta, se actúa, afirmamos. Entonces, ¿El cuento de René es más bien una narración hablada debido a que los relatos escenificados carecen de adaptación dramatúrgica? A  nuestro modo de ver, Carne, Ser escritor, El fantasma del puerco y Las moscas sobresalen por las actuaciones así como por la ausencia de los retruécanos que abundan en Relato sospechoso, Esposas y Los bravos. Carlos Acosta-Milián, sugiriendo que es un carnicero, atípico, por  cierto; se basa en las acciones para convencernos de que su carne es excelente, desplazándose a ritmo acelerado cual vendedor ambulante con dicción clara cuya musicalidad nos recuerda a los orientales. Lo más nutritivo del puerco que comercializa son los sesos. ¡Hasta Fidel Castro los consumía! La diminuta calavera que nos muestra lo atestigua. ¡Habrase visto sarcasmo mayor! Ariel Texidó es el de siempre: posee el don del convencimiento mediante la interpretación del texto y su expresión corporal-gestual. Si en El fantasma del puerco modula su voz a modo de contenido sufrimiento, en Ser escritor exterioriza el pesar que lo consume. No es gratuito que en ambas escena vista de presidiario. Hay que destacar la actuación de Carlos en este monólogo   (¿monólogo?) al participar como antagonista en un contrapunteo dramático-rítmico que acentúa el conflicto: mientras Ariel trata de escribir en un máquina compuesta por martillos en vez de teclas, a su espalda, Carlos trata de cortar sus ideas sonando los inmensos cuchillos con que destrozó el puerco. Claro, la mano de Larry Villanueva como director debe estar presente en todo momento. Andy Barbosa logra el instante más surrealista al “soñar”- leitmotiv de la puesta-, que tiene un refrigerador atestado de comida. Danza con este, lo acaricia incluso, come a través de signos mímicos. Se trata de una propuesta eficaz sin texto, enfatizando lo surreal con el fondo musical de Gracias a la vida interpretada por Violeta Parra (1917-1967), acólita del castrismo. En cuanto a Rosie Inguazo (Los bravos), Andy Barbosa (Esposas) y Larry Villanueva (Relato sospechoso) consideramos que la caracterización, lo exterior de sus personajes es acertada; sin embargo, insistimos, el retruécano es un recurso más literario que teatral, dependiendo de cómo se utiliza.¿Qué pasaría si estos mismos relatos se presentaran en el mismo contexto que disfrutó René Ariza?

Para más información: http://www.teatroenmiami.net/index.php/articulos-max-barbosa/8102-rene-en-su-resurreccion


Bibliografía:

Montes Huidobro, Matias: Cuba detrás del telón, entre la estética y el compromiso (1962-1969), Tomo II, pag. 179. Ediciones Universal, Miami, Fl, 2008.

Ariza, René: Cuentos breves y brevísimos. Prólogo de Alejandro Lázaro. Ediciones Universal, Miami, Fl, 1998.

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos