Menu
RSS

max barbosaMax Barbosa (Palma Soriano, Santiago de Cuba)

Licenciado en Letras por la Universidad de Oriente. Integró los elencos de las agrupaciones Teatro Juvenil de La Habana y las Brigadas Artísticas Francisco Covarrubias. Laboró durante diez años en TeleRebelde - hoy TeleTurquino-, Santiago de Cuba, como actor, escritor y conductor del programa La Trova Santiaguera. Incursionó en la actuación radial en la emisora provincial CMKC. Reside en Miami. Aquí ha escrito para varias publicaciones locales, entre estas, La Voz Católica, El Nuevo Herald, Éxito así como en mundolatino.com (New York) y cubaencuentro.com (Madrid).Dos de sus entrevistas fueron escogidas por la editorial Aduana Vieja para su antologia La crónica más larga. Periodismo cubano en el exilio ( Madrid,2016).  Es periodista de www.teatroenmiami.com desde el pasado siglo.

 

Egly Larraynaga - Foto- Fred RamosPor Max Barbosa. - www.TeatroenMiami.com 

Egly Larraynaga, directora y fundadora de La Cachada Teatro, ante ustedes:

 Cuatro actrices, contigo incluída, integraron la puesta en escena Los más solos durante el XXX Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami con Teatro del Azoro. En el 2011 creas La Cachada Teatro con cinco mujeres. ¿ No te interesa trabajar con actores?

Quizá por la particularidad de la relación con mis colegas actores se me ha hecho difícil en El Salvador, y  con quien más he coincidido y me han permitido dirigir han sido las mujeres. En el caso concreto de La Cachada Teatro, es muy complicado que hombres de ese perfil se animen hacer teatro. Cabe mencionar que actualmente dentro de las artes escénicas hay un protagonismo importante de las mujeres y, además, nuevo ya que siempre había sido llevado por hombres.

 ¿En qué difieren y coinciden ambos proyectos?

Difieren en que el Teatro del Azoro está integrado por actrices que llevábamos un recorrido profesional más largo y que las integrantes de La Cachada  son mujeres que cuando empezaron no habían ido nunca al teatro. Coincidimos, en mucho: realidad y compromiso de lo que queremos, de la manera que queremos incidir en nuestra sociedad con el teatro. Y que ambas tocan temas del “bajo mundo”, historias que están ahí ,que sabemos que pasan y que muchas veces no queremos ver. Ambos proyectos parten de procesos de creación y de investigación profundos, en donde el proceso y el tiempo es muy respetado. Estéticamente hay una similitud porque la dirección es parecida.

 

 ¿Teatro testimonio, comunitario o “ tosco”?

Para mí es Teatro y punto. Sí, hay testimonio y sí, ellas viven en comunidades  y también es crudo; no sé si la palabra sea tosco, pero sí hay crudeza en lo que se cuenta, pero también hay belleza porque va a ser esta la que nos permite contar el horror sin edulcorarlo y causar el impacto que ha causado.

 ¿Cómo lograrás conservar la esencia socio-cultural que provoca la puesta si sus protagonistas adquieren una categoría “superior” al convertirse en actrices tal vez remuneradas?

 Las dos obras que tenemos en repertorio se han presentado más de 100 veces, y no han perdido la fuerza testimonial. Evidentemente unas funciones han sido mejores que otras pero hay un cuidado por mi parte de velar que no se caiga en lo mecánico lo cual es frecuente en todas las compañías de la naturaleza que sean. También las integrantes del grupo llevan ya en esta faena 6 años, y la técnica es importante y es algo en lo que hemos insistido; sin embargo, ellas tienen algo que no se aprende en una escuela, y es una fuerza vital sorprendente y un amplio registro emocional que bien dirigido tienen una potencia espectacular.

  Los temas a tratar pudieran agotarse o ser reiterativos, ¿no crees?

De momento, eso no ha pasado, y de momento quedan muchas historias que contar todavía, mucho por contar… Sin embargo, queremos que en la siguiente obra no sólo esté basada en sus historias, sino, además, que se haga una investigación de otras. Y también llegar a montar un texto ya escrito que contado por ellas puede ser una locura.

  En el exterior quizás prime la cusiosidad al observar una realidad sumamente local recreada por sus víctimas; pero, en El Salvador, ¿se conmueven los espectadores?

En El Salvador La Cachada ha sido una bofetada de realidad para muchas gente al igual que un grito de esperanza en un país que se conoce mucho por la violencia y parece que nunca vamos a poder salir de ella. La Cachada ha demostrado que el arte es una herramienta de transformación social muy poderosa y que un teatro bien construido puede cambiar no sólo a las integrantes, sino a quienes ven; es decir: los espectadores. Nos hemos presentado para las grandes élites del país que están muy alejadas de la realidad de la cachada y, de pronto, dos clases que históricamente han estado en pugna se reconocen, conmoviéndose en una presentación, creándose un puente y esto ha sido a través del teatro.

 ¿De qué manera construyen la dramaturgia y la puesta en escena en general?

Cada obra ha tenido sus particularidades, sin embargo hablaré de la última Si vos no hubieras nacido. Surge a raíz de que una de ellas salió embarazada. Por supuesto, ya era madre de dos hijos. Ella estaba muy confundida, sabía en carne propia  lo que aquello significaba. Me pidió que la acompañara a un laboratorio donde le darían la respuesta definitiva  del examen. Jamás olvidaré la escena. Llegamos al lugar, le temblaba el cuerpo, me pidió que abriera el sobre y  le dijera qué decía. Cuando lo abrí se leía en letras grandes: POSITIVO. Acostumbro a dar (en este caso) malas noticias rápidamente,  yendo al grano, así que cuando se lo dije soltó a llorar y a llorar profundamente. Esa escena me marcó mucho, me pregunté: ¿Por qué le pasó esto si ya tenía dos hijos? ¿Por qué los hombres se van y dejan a sus hijos? ¿Por qué tienen hijos tan jóvenes? ¿Por qué tienen tantos hijos? Ahí, sin quererlo, comenzaba el proceso de la nueva obra de La Cachada Teatro.

La obra tardó en montarse tres años. El primero fue una serie de entrevistas, cartas que escribían según les pedía, ejercicios de improvisación; utilicé mucho como recurso teatro de los sentidos, trabajamos con fotos, recuerdos etc. Y luego marqué una estructura muy general que diera sentido a los ejercicios: la obra tenía dos relatos: ellas como hijas y ellas como madre, a partir de ahí trabajamos desde que sus madres las habían concebido y pasamos por la infancia, la adolesencia hasta llegar a la actualidad. El segundo año fue recoger material y ordenarlo y el último año fue el montaje y puesta en escena.

¿ Qué significa La Cachada Teatro para sus integrantes?

Magdalena: libertad.

                   Wendy: sueño.

                              Ruth: libertad.

                                      Chileno: oportunidad

                                                           Magaly: sanación.

 Tu valoración del teatro en El Salvador...

Creo que el teatro en El Salvador tiene un sentido urgente, y cobra sentido artístico en cuanto a mover mentes, cuestionar paradigmas…


 ARTÍCULO RELACIONADO:

Un teatro imprescindible. (Primera parte).

 

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos