Menu
RSS

max barbosaMax Barbosa (Palma Soriano, Santiago de Cuba)

Licenciado en Letras por la Universidad de Oriente. Integró los elencos de las agrupaciones Teatro Juvenil de La Habana y las Brigadas Artísticas Francisco Covarrubias. Laboró durante diez años en TeleRebelde - hoy TeleTurquino-, Santiago de Cuba, como actor, escritor y conductor del programa La Trova Santiaguera. Incursionó en la actuación radial en la emisora provincial CMKC. Reside en Miami. Aquí ha escrito para varias publicaciones locales, entre estas, La Voz Católica, El Nuevo Herald, Éxito así como en mundolatino.com (New York) y cubaencuentro.com (Madrid).Dos de sus entrevistas fueron escogidas por la editorial Aduana Vieja para su antologia La crónica más larga. Periodismo cubano en el exilio ( Madrid,2016).  Es periodista de www.teatroenmiami.com desde el pasado siglo.

Baño de Luna- Elenco Por Max Barbosa – www.TeatroenMiami.com


PRIMERA CITA

siempre predispuesta a la melancolía,

sin arreglar la falda del vestido,

estallaban furiosos resplandores

en mi pecho;

el corazón, tan habituado

a las nubes cambiantes,

parloteaba intranquilo.

Subí al teatro

pero no hubo presagio

primero que el andar.

Y así, yo que llegaba

trayéndole un desorden

de preguntas

y él que abría sus brazos

dándome la eterna opinión

de su mirada.

(Teresa María Rojas.)

Baño de luna, dramaturgia y dirección de Nilo Cruz, tendrá su estreno en castellano el próximo 3 de agosto. Sucedió en inglés a través del McCarter Theater, New Jersey, durante el 2016; obteniendo en ese mismo año, el Premio Greenfield que ofrece Hermitage Artist Retreat, Filadelfia.  Actuán: Ariel Texidó (Padre Monroe), Claudia Valdés (Marcela), Carlos Acosta-Milián (Obispo Andrews), Joel Hernández Lara (Taviano, padre e hijo), Andrea Ferro (Trini) y Teresa María Rojas (Martina). Aseguran que, con esta actuación, Teresa María se despide de la escena.

“No del teatro”, afirma.

Estaremos en presencia de las peripecias del P. Monroe y Marcela relacionadas con el amor así como las subtramas que conforman el resto de los personajes: los avatares de los Tavianos, la inocencia de Trini y esa volátil imaginación que caracteriza a Martina.

“El adora a la Iglesia Católica pero, al mismo tiempo, su vida ha cambiado por el amor que siente por esta”, dice Nilo, agregando que tomó una decisión cuando tenía veintiuno pero ahora posee cuarenta y uno. El conflicto va más allá del romance entre ellos. Monroe trata de ayudar a una familia a sortear las penurias económicas que padecen sin tener en cuenta la pasión que lo oprime aunque dicha compasión aumente su pesar. Conocerá, por ejemplo, la frustración de Taviano, hermano de Marcela, por no poder concluir los estudios de medicina en República Dominicana. Él, que era la esperanza familiar para salir delante.

“Como todas mis obras, no es una obra de argumento. No intento crear una tesis sobre el celibato. Es una obra de personajes donde cada uno tiene su jornada, enlazándolas unas con otras.”

El Papa Emérito Benedicto XVI se ha referido a las relaciones entre fe y razón, cómo ambas se complementan, ¿es evidente esto?

Lo que puedo decir es que el P. Monroe no pierde su fe y amor en el Señor ni su integridad a Dios. El conflicto no es con él, es con la Iglesia. Es uno de los temas que la obra trata de indagar. Es un tema muy de moda.

La puesta comienza con un prólogo-sermón-monólogo en el que Monroe expone el carácter inclusivo de Dios. ¿Este no influye para que el espectador se identifique con su padecer? 

En absoluto. Él está predicando sobre el amor, que no tiene barreras. Está hablando del amor al prójimo. Es interesante como el monólogo toma otra dimensión. Lo escribí hace dos años y ahora tenemos un presidente que está tratando de crear fronteras, cercas. La obra quiere que el pueblo se una a través del amor, de la tolerancia. Es muy bello, muy cristiano.

¿Cuba, está presente?

Sí...,  la familia es cubana-americana. Son emigrantes. Martina, que es la de más edad, tiene ideas retrógradas: no quiere que Trini, su nieta, vaya a Cuba hasta que no cambie del todo.

Teresa María Rojas es el teatro personificado. Actriz, directora, profesora de actuación y poeta por añadidura. Creó el Teatro Prometeo del Miami-Dade Collage donde formó teatreros por más de una década; entre ellos: Nilo Cruz. Ahora decide actuar por última vez dirigida por su alumno más laureado. (Premio Pulitzer 2003 por  Anna in the Tropics)

“Teresa es la que me inspira a seguir en el teatro, a dejarlo todo por el teatro, encaminó mis pasos, fue mi inspiración. Es un gran honor para mí que decida abandonar las tablas con una de mis obras.”

Como director, tu relación con ella…

Es un poco complicado. Es como dirigir a mis padres pero tenemos complicidad porque queremos lo mejor para la puesta en escena.


Baño de luna. On Stage Blackbox del Miami Dade Auditorium. 2901 W. Flager St. Jueves a sábado, 8:30 p.m. Domingo, 5 p.m. Desde el 3 hasta el 13 de agosto. Para información: 786-327-4539. Traducción simultánea al inglés disponible.


 (Entrevista)

 

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos