Logo

mujeres-shakespeare

Chely Lima- El Nuevo Herald

Llevar a escena la versión del texto dramático de un autor reconocido es siempre una arriesgada aventura, pero si el autor en cuestión es William Shakespeare, la aventura se convierte en una empresa de alto riesgo. Es por ello que resulta una agradable sorpresa asomarse al collage de fragmentos de la obra del dramaturgo isabelino que factura y pone en escena la actriz y profesora Neher Jacqueline Briceño, exponiendo de paso el desempeño artístico de un grupo de alumnos del Programa de Entrenamiento Profesional de Artes Escénicas del Miami Dade College.


Si bien no todas las actuaciones se encuentran al mismo nivel de calidad interpretativa, la suma del desempeño artístico de los estudiantes permite disfrutar de la representación, donde sobresale particularmente la caracterización de las hadas de Sueño de una noche de verano, la de las criaditas de Romeo y Julieta y la eficacia interpretativa de las brujas de Macbeth.El montaje de Briceño hace un recorrido por las pasiones que mueven a cinco mujeres del universo shakespeareano –ligereza y fino erotismo en Titania, ira e impulsividad en Catalina, deslumbramiento y pena en Julieta; indignación de Isabella, locura de Ofelia, inescrupulosa ambición y remordimiento de lady Macbeth– y consigue articular un espectáculo que se destaca por su fresco lirismo, en el que los jóvenes intérpretes tienen la posibilidad de explorar una serie de perfiles dramáticos, probando su versatilidad sobre el escenario.


Puestos a evaluar el quehacer individual, encontramos una Titania que Sarah Córdoba desarrolla sin grandes tropiezos, por más que a ratos se le dificulte la ardua fraseología del bardo inglés, y una Catalina deliciosamente interpretada por Rosa Méndez. Mariel Corona, como Isabella, hace un considerable esfuerzo por matizar el alegato que enfrenta a la injusticia, Diana Vallejo asume con dignidad el reto de encarnar a Julieta; Ofelia –de nuevo Rosa Méndez– consigue salir airosa del discurso de la locura y Lady Macbeth, que encarna Danly Arango, va ganando en expresividad a medida que expone sus parlamentos, para terminar muy arriba en el remordimiento final. Mención aparte merece Boris Roa, quien da apoyatura a los cinco personajes femeninos desarrollando roles muy diversos, entre ellos el de la nodriza 

 

Realzan el encanto de la puesta la banda sonora y la escenografía de Jorge Noa y Pedro Balmaseda –quienes desechan todo realismo y reconstruyen los espacios de las obras de Shakespeare con una admirable economía de recursos–, en combinación con el acertado uso de luces y humo. Tanto el vestuario como el trabajo de peluquería y maquillaje son un derroche de buen gusto, donde complacen especialmente los trajes de Titania y Lady Macbeth, así como los atavíos de las hadas y las brujas.de Julieta, con el que logra transmitir la ternura y la jocosa rusticidad de la mujer de pueblo.

 

Para aquellos que no tuvimos la oportunidad de disfrutar Mujeres de Shakespeare en el marco del XXVI Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami, es una suerte que el Teatro Prometeo haya decidido reponer un espectáculo que subraya la calidad del plantel educativo que lo produjo.

Teatro en Miami Corp a Cultural non for profit organization of Miami, Florida