Menu
RSS

 

Drume Negrita-22Yoshvani Medina - http://sub-urbano.com

Ernesto García acaba de estrenar “Drume negrita”, un cuento atemporal de nuestra época, un bofetón al arte por arte, al arte sin arte, una oda en apnea al cotidiano oficio de respirar.
Detrás de la etiqueta Ernesto García se encuentra Sandra García, su mujer y cómplice en la empresa del TEMS (Teatro en Miami Studio, una compañía teatral que explora, promueve y exalta la integralidad de nuestra profesión), entiéndase talleres de actuación, producción de obras de teatro, mantenimiento del sitio internet TeatroEnMiami.com, la referencia en la materia en la Florida, y por supuesto la organización del TEMFest, que en sólo tres ediciones se ha izado como un modelo del género.
Miami vive un momento de ebullición de su escena teatral, su ámbito ha sido invadido en los últimos tiempos por todo tipo de soñadores, que se han traído desde lo peor de sus quimeras hasta lo mejor de sus pesadillas, echándolo al tragante del circuito como una contribución por lo que vendrá.
Ernesto García está lo suficientemente curtido para saber que en teatro la duración de los modismos es inversamente proporcional a la buena fe de sus gestores. Diez años después del estreno de su primer espectáculo, el dramaturgo y director se ha hecho de una obra sólida, fuertemente sospechada de posteridad.

“Drume negrita” se actuó a sala llena durante el fin de semana de su estreno, arrancando risas, partiendo corazones y recibiendo una standing ovation unánime, un signo inefable de éxito rotundo.
A pesar de que el público se muere de la risa no estamos en presencia de una comedia, “Drume negrita” es una “dramedia”, aquí las palabras de amor son seguidas por silencios de amor, que a su vez son seguidos por risas de amor…
Drume Negrita-13Ernesto García antes que gritar las palabras que gustan, prefirió articular las palabras que salvan; para esto contrató un elenco que conoce profundamente: Simone Balmaseda (La Madre), Anniamary Martínez (La puta) y Lian Cenzano (llámese el travesti, el amante o el padre), y los muchachos le devolvieron con creces la moneda.
Las palabras de esta madre muerta en vida se modifican en las entrañas del amante que vive la muerte de ser padre, por la vía de una puta sublime, que aclara su realidad con mensajes de textos. “¡Qué fuerte!”.
Es una manera de explicar la urdimbre dramática a la que se ven confrontados tres jóvenes que en una hora y tanto han pasado del status de buenos actores al de excelentes intérpretes, por la gracia redentora de un texto que los sublimiza. Y es que la teatralidad es el contraste, si habrían actuado una sola nota no habría habido teatralidad.
Estos actores no entraron en escena, aparecieron. El discurso no se quedó en las palabras, sino que comprometió el cuerpo. Balmaseda, Martínez y Cenzano comprendieron que las palabras del dramaturgo son sus acciones, antes de adjudicarles el tono escénico, había que encontrarles el sabor de una boca. Y así lo hicieron. Quizás por eso transmitieron tanto, porque entre las palabras y el silencio se aloja mucha verdad.
Ningún director puede dar talento a sus actores. La tarea de un director es crear una dinámica en su elenco. Con Ernesto García acabo de aprender que no hay grandes actores, solo grandes papeles.
Con frecuencia, las verdades llevadas a nuestro teatro han carecido de elegancia, y alguna elegancia escénica ha carecido de verdad. Las palabras suelen ser más audaces que los actos. Es mejor callar, antes de decir dos palabras en las que una de ellas esté de más.
Drume Negrita-2Ernesto García se planta en verdadero general de su ejército de actores, un general que no grita, porque sabe que los gritos impiden ver los pensamientos.
Formalmente, el director ha puesto los actores a decir el texto sin ostentación, lo que confiere más importancia a lo interpretativo que a lo representacional, el ser se impone sobre el parecer.
Uno puede detestar una obra de teatro con sólo oír una de sus frases, para amar una obra de teatro miles de frases no son suficientes. De ahí la impresión de contundencia del texto de “Drume negrita”.
“Drume negrita” no es justo un estreno más en esta temporada, es una obra que irrumpe en el paisaje de Miami como un ejemplo de lo que el virtuosismo, el arte de creación a gran escala, puede generar.
Se oyen muchas voces en nuestra escena y eso siempre es mejor que el silencio. Pero hay una gran diferencia entre oír voces y escuchar palabras: cuando todo el mundo canta al unísono, la letra de la canción carece de importancia.
Hay palabras que encierran una gran verdad, a condición de que se digan una sola vez.
A pesar de los Mesías del comercialismo, los productores de nuevo tipo, los reduccionistas y los tecnócratas de nuestra escena, el gran teatro nunca será un producto, lo que elimina tres inconvenientes: los contadores, los intendentes y los inspectores, dejando al público y los actores el privilegio de vivir esta formidable epopeya del lenguaje.

Libros en AMAZON.COM - Teatro cubano de Miami

En Teatro cubano de Miami, Luis de la Paz reúne siete piezas, escritas por dramaturgos de la ciudad. Una selección que incluye cuatro generaciones: con temáticas afines a la realidad inmediata, las circunstancias históricas, y temas trascendentales como el amor, el egoísmo, la relación entre conocimiento y angustia, entre ignorancia y felicidad. El desarraigo es otro argumento clave en algunas piezas presentes en esta antología. Aún cuando una pieza teatral llega a concluirse con su puesta en escena, su nacimiento es la palabra escrita sobre el papel. Las emociones, movimientos, vestuario, escenografía, y parlamentos recogidos en el texto son imprescindibles para la confluencia entre la literatura dramática y su representación posterior. Dejar un legado para futuros estudiosos del teatro, y lograr a su vez llegar al lector receptivo, al director que apueste por una obra de valor, son aciertos que acompañan a este libro. Un valioso aporte al arte dramático escrito por cubanos de Miami.

VISITE AMAZON.COM PARA MÁS INFORMACIÓN

Libros en AMAZON.COM - Tres dramaturgos, tres generaciones

 "Dar a conocer al lector, tres magníficas piezas teatrales, escritas por cubanos que viven en Miami. Incluir entrevistas y críticas de mi autoría que han salido en publicaciones dispersas sobre estos tres autores, permitiendo analizar el vínculo indisoluble de su vida y su formación, con su obra posterior. Eso pretendo con Tres dramaturgos, tres generaciones". 

VISITE AMAZON.COM PARA MÁS INFORMACIÓN

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos