Menu
RSS

Max FerraArturo Arias Polo - El Nuevo Herald

El director de escena cubano Max Ferrá falleció el sábado, en el hospital Mount Sinai de Miami, víctima de neumonía. Tenía 79 años.

Considerado uno de los pioneros del teatro cubano y latino en Estados Unidos, Ferrá se dio a conocer en el movimiento teatral que floreció en Nueva York a principio de la década de 1960.

Ferrá fue cofundador de INTAR (Interamerican Art Relations), uno de los teatros hispanos más importantes de OFF-Broadway de hace más de medio siglo, donde llevó a escena montajes de todos los géneros.

A lo largo de su trayectoria Ferrá dirigió alrededor de 150 obras entre Nueva York, Miami, Ciudad de México, Montevideo, Asunción, Santo Domingo y Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

Aparte de su labor como director y productor, el artista se desempeñó durante varios años como consejero del Departament of Cultural Affairs de la Ciudad de Nueva York, del New York State Council on the Arts y del National Endowment for the Arts, en Washington D. C.

“No es exagerado afirmar que el teatro latino en Estados Unidos hoy es lo que es gracias a la visión que tuvo Max Ferrá de llevar a INTAR el Laboratorio de Dramaturgos Hispanos (HPRL), creado y dirigido por la reconocida escritora cubana María Irene Fornés desde 1981 hasta el 1992”, dijo Lilliam Manzor, profesora de la Universidad de Miami. “Ese laboratorio permitió el desarrollo de dramaturgos tan destacados como el Premio Pulitzer Nilo Cruz y otros profesionales de las artes escénicas”.

La actriz Zully Montero recordó que sus primeros pasos en la escena de Nueva York, allá por los años sesenta, los dio de la mano de Ferrá en las obras Fuenteovejuna, Las galas del difunto y La rosa de papel, entre otros títulos.

“Era un director muy dinámico. Siempre enfrentaba los problemas con una actitud muy positiva”, dijo la actriz, quien sostuvo una amistad de más de 40 años con el director.

“Cuando Max llegó a Miami, en el 2004, me pidió que lo ayudara a conocer el ambiente teatral de la ciudad. Pese a que estaba retirado, quería seguir haciendo teatro, su gran pasión”, dijo la actriz.

En el 2005 Ferrá formó el grupo Actors Arena con alumnos del Recinto Norte del Miami Dade College. Durante esa etapa, abordó clásicos al estilo de Las mujeres sabias, El médico a palos y Tartufo, o piezas contemporáneas como A la diestra de Dios Padre y La casa de los espíritus. Su última puesta en escena en el plantel fue la comedia costumbrista La bodeguita de Hialeah, en octubre del 2016.

“Hace apenas dos semanas me dijo que quería montar El abanico de Lady Windermere, una de sus obras preferidas. Había que verlo como enseguida comenzó a hacer planes en la misma habitación del hospital. El teatro era su vida”, recordó el escenógrafo y estilista Alejandro Galindo.

“Con Max perdemos uno de los baluartes del teatro cubano fuera de la isla. Su legado quedará para siempre en el historia de la cultura cubana en el exilio”, expresó el cineasta Iván Acosta, quien colaboró con Ferrá en múltiples ocasiones durante su etapa neoyorquina.


 LEER ARTÍCULO COMPLETO

logo-ENH

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos