TeatroenMiami.com

Switch to desktop Register Login

A una voz, todos por el Teatro.

396240 10150550078436828_52346449_n(Sobre la 3ra. semana del XI Festival Latinoamericano del  Monólogo)

Por WALDO GONZÁLEZ LÓPEZ

 

Por motivos de salud familiar, no había podido incorporarme a las múltiples funciones del evento monológico, que ha acaparado la atención, desde su inicio el pasado28 enero, entre los cientos de fans de la escena en La Ciudad del Sol.

   Pero el viernes en la noche de la tercera semana, por fin, inicié mi aventura escénica en el esperado evento anual que, de acuerdo con teatristas veteranos en el evento —fundado más de una década atrás por Juan Roca, director artístico y general de la Compañía Havanafama—, ha sobrepasado las ediciones anteriores, gracias a la nutrida participación de público, como asimismo de actores y directores latinoamericanos que residen en Miami, donde se observa el cada vez más ascendente desarrollo de las tablas y la cultura, tal expresara el Alcalde de la Ciudad, Tomás Regalado al reconocer, con un diploma acreditativo, la ingente labor de la compañía escénica, también dirigida por Juan Roca desde su fundación.

   Y como justamente le expresé al laborioso fundador Roca al final de mi primera incursión, entré con suerte en la tercera semana del evento, pues lo presentado la noche de sábado, el mediodía y la tarde del domingo constituyó una muestra de la variedad y, en sentido general, de la calidad de la presentado, lo que, a un tiempo, evidencia el ya mencionado auge de la escena local. Pero veamos y leamos:    

 

EL LAUNDRY

La jornada sabatina se abrió con El laundry, simpático monólogo del colega cubano Luis de la Paz, quien —también poeta, crítico y periodista cultural— evidencia en su segunda incursión en el (sub)género dramático, que marcha con tino y seguridad en esta categoría hoy apreciada por los propios teatristas no sólo aquí, dadas su economía de medios y personajes, algo tan requerido hoy día por la compleja situación económica global.

   Dirigido e interpretado con indudable acierto por el actor nicaragüense Christian Ocón, El laundry es un intento y logro por reflejar el nada fácil status de no pocos cubanos que, sin previos estudios ni planes concretos, arriban a la Tierra Prometida en busca del mítico Sueño Americano.

   Imaginación escénica es el término que prefiero para definir obra y puesta que, sin duda, resultaron bien acogidas por el público, gracias al realismo de la pieza y a la interpretación de Ocón.

 

JAZMÍN Y AZÚCAR

No al mismo nivel, aunque con atendibles logros, aconteció la simpática puesta de Jazmín y azúcar, pieza del también profesor Osvaldo Stróngoli, a cargo de Suzzete Silva.

   Dotada de un fino sentido del humor (que muy bien apoya lo absurdo de la pieza), la novel actriz, sin embargo, carga la mano en la excesiva celeridad al decir sus parlamentos, y ello les resta el rico andamiaje histriónico del texto.

   Ocasionado, de seguro, por el precario tiempo y la prisa del montaje, tal «mancha» («hasta el sol las tiene», dixit José Martí) se solucionará con mayor número de ensayos para futuras presentaciones, con lo que fácilmente será salvado el no grave escollo, por el director y la actriz, a los que de todos modos aplaudimos por su visible esfuerzo.

 

EL REMEDIO

La actriz cubana Orquídea Gil posee una deliciosa y natural capacidad para el humor cubano (y lo cursivo, pues nuestra idiosincrasia, como todas, tiene sus claves y condiciones específícas/idóneas).

    Así, la visible posesión y disfrute de esta condición sine qua non le permite la muy lograda interpretación de piezas de tal raigambre, tales como El remedio, obra de la incansable y multifacética Julie de Grandy (por cierto, la creadora con mayor participación en esta XI edición del evento), quien la escribió especialmente para la intérprete.

    Obra deudora del mejor bufo cubano, El remedio le ofrece la oportunidad de lucirse a Orquídea Gil, quien —valiéndose del grosor de su cuerpo y, talento mediante— logra llenar el breve escenario con su gracia extrema, muy bien dirigida por el propio Ocón.

   Orquídea interpreta, con antológico humor, el delicioso texto Julie de Grandy, tácito testimonio del auténtico humor de los nacidos en la Isla.      

 

424786 10150546412051828_691131827_9474487_1687765502_nMARTIRIO

El realizador puertorriqueño Miguel Sahid versionó y dirigió una de las más valiosas ofertas de la noche sabatina. Martirio, interpretada por la carismática actriz argentina Alejandra Corujo, evidencia, ante todo, que García Lorca es no sólo un clásico vivo y, sin duda, redivivo.

    También, y por su aliento tan humano (ya que asume los grandes temas que en el mundo han sido), sus piezas se nos antojan estrenos, siempre que las nuevas puestas sean de valía y distintas a las numerosas presentadas, a tal punto que nos parezcan, justamente, estrenos. Tal acontece con esta versión y dirección de Martirio, en cuya calificada calidad, tienen que ver tanto Miguel Sahid como Alejandra Corujo y su contundente interpretación.

    ¿Qué más decir de este notable regalo de la noche sabatina en Havanafama? Pues que el público debe estar atento a las próximas funciones de esta convincente Martirio, puesta a la que, desde ya, auguro su permanencia en el imaginario escénico miamense.

 

428287 10150546383156828_691131827_9474415_912846908_nEL BELLO INDIFERENTE

Este clásico texto del autor galo Jean Cocteau, con la excelente interpretación de la venezolana Myriam Amanda, fue el otro plato fuerte del viernes en la noche.

   Dirigida por el cubano Valentín Álvarez del Campo —quien también realizó el valioso diseño con visible economía de medios—, la puesta combina con pleno acierto dirección y actuación, en tanto ambas se imbrican con fortuna. A quienes no pudieron disfrutarla, les sugiero asistir su reposición el próximo fin de semana (viernes y sábado) en ArtSpoken).

 

DOMINGO DE FESTIVAL

El último día de la semana llegó con valiosa carga. El XI Festival se inició al mediodía con el estreno de Historia de una muñeca abandonada, del importante dramaturgo español Alfonso Sastre, quien se vale de la brechtiana pieza El círculo de tiza caucasiano.

   En la sesión matutina, Juan Roca tuvo la magnífica idea de estrenar esta atendible oferta para los pequeños, creada décadas atrás por el muy destacado dramaturgo y ensayista (que este crítico conociera a inicios de la década del ’70 durante su primera visita a La Habana como jurado del Premio Casa de las Américas, cuando la entonces joven actriz y directora cubana María Elena Espinosa estrenara esta muy conocida pieza para niños, ante la presencia del célebre autor, en la sala teatral de la Biblioteca Nacional de Cuba «José Martí»). 

   Conducida por la actriz y directora cubana Clara Varona — quien la reestrenara en Cuba y luego la diera a conocer en Colombia—, la puesta transcurre con gracia, humor y movimiento, virtudes requeridas en la escena dirigida a la grey infantil.

   El elenco (Myriam Amanda, Isaniel Rojas, Vivian Morales, Ernesto Jam, Valentín Álvarez del Campo y Clara Varona) logra una entrega, que resalta por las características ya mencionadas, como asimismo por la agilidad y la credibilidad interpretativa, condiciones tan decisivas como las anteriores. Por la validez de la puesta, ha sido escogida por la dirección de Havanafama para inaugurar próximamente la nueva Sala de Guiñol.        

En la sesión de la tarde, ocurrieron otras buenas sorpresas en la acogedora sala de la Compañía de La Pequeña Habana. Así, el nutrido público disfrutó de una variada cartelera, calificada por la calidad y la amenidad.

 

409080 10150549134001828_691131827_9480561_2095854937_nPORTAL DE CITAS    

Esta divertida pieza de Verónica Cancio De Grandy (cuyo original tema como el delicioso tratamiento en la lograda puesta de Osvaldo Stróngoli) abrió la tarde con la actriz venezolana Adela Romero quien, sin duda, cautiva por la organicidad y lo auténtico de su entrega.

   Adela posee ese raro encanto no siempre común en las actrices, mérito que se incrementa con la alta calidad de su interpretación, apreciada con cerrados aplausos por el público.

   Por ello, y por más, sugiero al ciberlector no perderse esta puesta en su obligada vuelta al escenario de Havanafama, cuando comience a funcionar la nueva sala que se dedicará a los monólogos las noches de los miércoles.  

 

PAPELES SECUNDARIOS

Muy divertido este monólogo del dramaturgo cubano Miguel Moreno que, en pleno tono de feliz comedia, crece aún más por la certera interpretación de la actriz venezolana Jessica Markano.

   Dotada de un innegable “ángel” o “carisma” —que este crítico le descubriera en El milagro de Madame Kirowska, del dramaturgo cubano Héctor Santiago, dirigida con rigor por Juan Roca y magníficamente actuada por Julie de Grandy—, la aún muy joven Jessica llegará muy lejos si continúa laborando con la seriedad demostrada en este monólogo, por cuyos resultados parece haber sido escrito para ella.   

 

429587 10150546383836828_691131827_9474417_1204575868_nLÁGRIMAS NEGRAS

Y ya que arriba la mencioné, debo decir que el más hondo momento de la tarde fue también el del lucimiento de la muy profesional Julie de Grandy, quien —tal su desempeño en otra notable pieza del propio Héctor Santiago, igualmente dirigida por Juan Roca: El milagro de Madame Kirowska (que se repondrá el próximo miércoles a las 8 p. m.)—, aquí corrobora su alto potencial interpretativo, gracias a la eficiente utilización de necesarios recursos (pausas, intenciones, cadena de acciones…) y le otorga el verdadero valor y peso a la palabra en la exigente y hermosa profesión actoral.

 

VIOLETA   

Escrito, actuado y dirigido por el argentino Charlie Abaca, el original monólogo minimalista, le permite al intérprete emplear el binomio humor-absurdo y cantar, para echarse en el bolsillo al divertido público, que lo premia con un cerrado aplauso final. Como seguramente habría cautivado al espectador-participante cubano de los escasos happenings durante los dorados ‘60s y, por qué no, también a los performers contemporáneos con sus insólitas combinaciones de diversas manifestaciones plásticas, teatrales, musicales y más.          

 

FINAL

Por último, quiero destacar un aspecto de no menor atractivo en la presentación de cada monólogo como en la despedida hasta la próxima función. Realizadas por los propios actores de la Compañía, subrayo en especial las realizadas el domingo por el experimentado Jorge Oviés, quien despliega su amplio espectro humorístico en su personaje parigual de Marilyn Monroe.

   De tal suerte, el fecundo XI Festival Latinoamericano del Monólogo “Teatro a una voz”, cuando sólo resta la presente semana, augura con sus mejores momentos, una aún más extensa e intensa existencia para este loable evento que apoya el hoy quizá más socorrido subgénero escénico y, en particular, a los intérpretes, sin los que no es posible el milagro y la magia del teatro.   

------

 

Fotos: CORTESÍA DE MIGUEL PASCUAL (Havanafama Theatrical Company)

 


 

 

Teatro en Miami Corp a 501 (c)(3) non-profit organization was organized to preserve Hispanic cultural heritage through the arts. Specifically, TEMS mission is to inform, promote produce and creatively participate in all artistic endeavors in order to strengthen our county culture

Top Desktop version