Menu
RSS

waldo bioWaldo González López (Las Tunas, Cuba, 1946)

Poeta, ensayista crítico teatral y literario, periodista cultural. Graduado en la Escuela Nacional de Teatro (ENAT) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana (Universidad de La Habana). Autor de 20 poemarios,  6 libros de ensayo y crítica literaria, varias antologías de poesía y teatro. Desde su arribo a Miami (2011), ha sido ponente y jurado en eventos teatrales y literarios internacionales. Merecedor de 3er. Premio de Poesía en el X Concurso “Lincoln-Martí” 2012. Colaborador de las webs: teatroenmiami.com (Miami) y Encuentro de la Cultura Cubana (España), Boletín de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (New York), y los blogs OtroLunes (Alemania), Palabra Abierta (California), Gaspar. El Lugareño, y el diario digital El Correo de Cuba (ambos en Miami).

 

malena-2Por Waldo González López – www.TeatroenMiami.com

Fotos: Asela Torres


El pasado sábado 30, fue el esperado concierto de tres importantes cantantes cubanas en el Teatro Trial.

   Esa noche, el público disfrutó las interpretaciones de tres destacadas intérpretes: dos de ellas muy conocidas en Miami —donde residen desde años atrás— y la otra —de La Habana, donde vive— en su tercera presentación acá: Malena Burke, Ana María Perera y Osdalgia Lesmes, con el destacado pianista Alex Michalow y su grupo acompañante, ocuparon el amplio escenario del concurrido coliseo en su infatigable labor cultural, con el teatro y la música (en la sala grande como en la más breve, pero no menos eficiente.

   Apoyado por FD&M Productions (cuya loable labor en apoyo a las artes locales evidenció con la contribución del 10% de las ventas del concierto a la Orchestra Miami), el espectáculo permitió disfrutar tres voces, tres estilos y tres temperamentos, si bien distintivos, todos apreciados por el público que las aplaudió de pie en muchas ocasiones.

 

ana-maria-2ANA MARÍA

El cronista nunca había presenciado a la valiosa cantante Ana María Perera. Y esta presentación de la cancionera lo satisfizo sobremanera por varias razones. En primer lugar, lo convenció la energía y la pasión que pone en cada una de sus interpretaciones; luego, sus tan profesionales “juegos” con los tonos altos, como las inteligentes resoluciones con su voz muy bien educada, así como su convincente tesitura en perfecta conjunción, todo, en fin, convocó el entusiasta y agradecido aplauso.

   Y tal fue lo que causaron entre los espectadores (simpatía, dominio vocal y talento) sus particulares versiones de las canciones profesionalmente obsequiadas con su, también sabia destreza al piano.

   En este sentido, evoqué a una de las mejores cantantes cubanas, superdotadas en el propio acompañamiento con su teclado: Soledad Delgado, fallecida en España pocos años atrás.

   Así, un gustado repertorio regaló Ana María a sus fans, como entre otros, algunos recordados números: Tu retrato, de Agustín Lara, La vie en rose y Como una ola, de Juan Carlos Calderón, codificado por Rocío Jurado, asimismo el tema del filme Titanic, su canción Dentro y fuera, Miénteme (popularizado por Olga Guillot), otros de las hermanas Diego, sin dejar de mencionar Para qué seguir, Quién si no fui yo.

 

malena-1MALENA

Su dominio de los más diversos géneros musicales eran ya bien conocidos desde su juventud en La Habana décadas atrás, si bien la noche sabatina estaba dedicada al bolero y la canción de amor, modalidades con que cautivó al público que, en muy diversos instantes, hizo ponerse de pie, admirados y agradecidos con su entrega mayor.   

   Acompañada al piano por el muy profesional Orlando Guanche (conocido por su aparición en el popular programa televisual entre lunes y viernes Esta noche tu night, de MegaTV, donde dirige el breve pero sólido grupo de muy bien dotados músicos cubanos), Malena convenció y venció a todos con su potente voz de sorprendente extensión y perfecta armonía, cualidades que la convirtieron desde años atrás en una de las preferidas vocalistas cubanas en Miami.

   En consecuencia, Malena evidenció su escuela mayor: lo aprendido desde su infancia junto a su madre, la infaltable Elena Burque. Por ello, una de las vecinas de butaca a mi lado comentó sotto voce: “Es hija de su mamá”, en alegoría al gran profesionalismo de la excelente vocalista, quien, aun con su estilo definitorio, conserva no poco de lo visto en casa.

   De hecho, no sólo evocábamos a la Mater en sus gestos, cubanía y gestualidad, sino en su grave voz, con tonalidades que ascienden y descienden en sorprendentes registros, virtudes que hicieron de su presencia y participación en el escenario del Trail uno de los mejores momentos de la gran noche de boleros y canciones.

   Así, un programa de lujo obsequió la aplaudida cantante: de Ernesto Lecuona (Siboney) a Meme Solís (Me acostumbré a tu ausencia), pasando por Ernesto Lecuona (Siboney) y, entre muchos otros compositores y números, no podía faltar la infaltable Marta Valdés, quien estuvo presente con Llora y Elena querida, que estrenara Malena, tras ser compuesta el pasado 27 de diciembre de 2012 para su fraternal colegamiga Elena, quien asimismo incluyera en su repertorio otras de las clásicas canciones de la cantautora y Premio Nacional de Música.

 

ODLOSDALGIA

En su tercera presentación miamense (en la segunda, el año pasado, participó en la asimismo segunda edición del espectáculo «Las Divas cantan a las Diego»), la sensual y carismática cantante y actriz (¿o actriz y cantante?)  convencería a quienes la conocían de antes.

   Mas, no sucedió lo mismo en quienes la descubrieron el sábado con su nueva imagen, dimensionada por lo nostálgico y lo trágico, con lo que resultó un tanto monotemática y monocorde, sin su esperado muestreo de su, aunque no demasiado potente, sí calificada voz, que le permite expresar sentimientos, emociones y más.

   Además, numerosos integrantes del público esperaban el remake de sus éxitos, cantados durante varias giras por distintos países, incluidos en sus varios discos, algunos de los cuales han sido merecedores de justos lauros por la alta calidad de su voz, como por sus muy logradas interpretaciones, enriquecidas por sus valiosos desempeños actorales que rememoran sus estudios teatrales, como sus muy plausibles protagónicos en seriales de TV.

   Pero no fue así. A diferencia de sus colegas, la muy afinada Osdalgia (quien la víspera confesara al colega Carlos A. Martín, en El Nuevo Herald: “Me gustan las canciones fuertes, que cuenten historias de amor y desamor y que me permitan expresarme en mi tiempo y desdoblarme en el escenario”) se presentaría con no tan conocidas canciones que no expresaron sus escuchados y grabados éxitos, ni permitieron su mejor ‘desdoblamiento en el escenario’.

   Tal hecho provocaría confusión en un sector del público que esperaba sus canciones conocidas en Miami, ya cantadas con anterioridad en sus anteriores presentaciones.
   En torno a ello, creo oportuno recordar un fragmento de mi entrevista Osdalgia, como un meteoro (publicada siete años atrás, septiembre de 2006, en La Habana). Al presentarla, el cronista subrayaba:

 

Ante todo, talento y versatilidad resultan las cartas de presentación de esta típica mulata cubana, cuya belleza y hermosura son méritos que, sumados a aquéllos, le han posibilitado una carrera meteórica en apenas una década. Por todo ello, aquí está la popular cantante y actriz.

 

   Y enseguida, le preguntaba:

 

       Osdalgia, ¿cómo valoras lo conseguido en tu carrera como intérprete?

  

   A lo que respondía la cancionera, entonces en su más alto momento:

 

Es hermoso. El público retroalimenta mis pasos cada día. Los criterios de los que me siguen son mi termómetro para la seriedad con qué debo tomar el curso de mi carrera. Aún tengo mucho que aprender, sé que debo estar atenta al sonido de la vida, por eso me agarro con fuerza a cada peldaño de mi escalada y anudo firme y despacio cada eslabón que me sostiene.

 

   A la postre, Osdalgia era un constante referente de la canción cubana, pues ya poseía un prestigio ganado en los más diversos escenarios cubanos y extranjeros, de los que había regresado triunfante por sus ya mencionadas cualidades.

 

TODA LA MÚSICA

Sin duda, fue un éxito el esperado concierto Voz, piano y guitarra con que el Teatro Trail ofreció una de sus más esperadas ofertas musicales de los últimos meses, por las ya comentadas actuaciones de las destacadas cantantes cubanas.

   Ahora sólo resta que continúen, con otras voces, estas importantes presentaciones que permiten dar a conocer in extenso a otros de los numerosos vocalistas del enorme universo musical latino que reside en Miami.  


ana-maria-1

 

MICHALOW

OSDALGIA

PERAMuntitled

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos