Menu
RSS

waldo bioWaldo González López (Las Tunas, Cuba, 1946)

Poeta, ensayista crítico teatral y literario, periodista cultural. Graduado en la Escuela Nacional de Teatro (ENAT) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana (Universidad de La Habana). Autor de 20 poemarios,  6 libros de ensayo y crítica literaria, varias antologías de poesía y teatro. Desde su arribo a Miami (2011), ha sido ponente y jurado en eventos teatrales y literarios internacionales. Merecedor de 3er. Premio de Poesía en el X Concurso “Lincoln-Martí” 2012. Colaborador de las webs: teatroenmiami.com (Miami) y Encuentro de la Cultura Cubana (España), Boletín de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (New York), y los blogs OtroLunes (Alemania), Palabra Abierta (California), Gaspar. El Lugareño, y el diario digital El Correo de Cuba (ambos en Miami).

corazon al viento 1Por Waldo González López – www.TeatroenMiami.com

   La dramaturga y profesora universitaria Raquel Carrió, es la autora de la adaptación, Corazón al viento, segunda que, de la narración del maestro mexicano, se estrena en Miami, ya que poco tiempo atrás (en el recordado TEMFest, edición de  2012),  pudimos disfrutar Retrato de Aura, dirigida por el también escenógrafo Rolando Moreno, e interpretada por Daisy Fontao, Tomás Doval y la joven bailarina y actriz Oneysis Valido.

   Entre las cualidades que entonces señalé en esta columna al referirme a este recordado montaje, apunté diversos rasgos «que dimensionan la puesta escénica (como) son su intemporalidad y capacidad ubicua, que no solo le permite trasladarla a otro medio expresivo, sino a otro tempo y lugar, al punto que puede disfrutarse como una pieza actual, si bien el texto conserva ese flujo mágico original con que lo dotara el también autor de novelas decisivas en su empeño de concientización nacional, como, entre otras: La región más transparente (1958), Las buenas conciencias (1959), La muerte de Artemio Cruz (1962), Cambio de piel (1967),  Zona Sagrada (1967), Cumpleaños (1969) y Terra Nostra (1975)».

   En la nueva puesta de Corazón al viento, su directora Lilliam Vega contó con la asesoría escénica de su madre, la actriz, realizadora y Premio Nacional de Teatro Flora Lauten, y con el desempeño de los experimentados actores Ivanesa Cabrera, Anna Sobero y Jorge Luis Álvarez, integrantes de la Compañía El Ingenio Teatro.  

   Tres personajes vagan fantasmales en la oscura soledad de una vieja mansión del antiguo centro de la capital mexicana, donde conviven: la anciana Consuelo Llorente (viuda de un coronel sin guerras ganadas, del que nunca se menciona su nombre), su sobrina, la bella Aura, y el joven historiador Felipe Montero, quien, por dominar el francés, pues cursó estudios en La Sorbona, ha sido requerido, por un anuncio en la prensa, para laborar en la papelería dejada por el general a su muerte y organizar sus memorias.

   Desde su arribo, Felipe se enamora perdidamente de Aura, quien, áurea criatura, deambula por la casona y solo aparece —volátil, huidiza— en escasas ocasiones, pero que el joven, ficcionador, amplía su presencia con su fértil imaginería y, por desearla fervientemente, soñará poseerla y querrá, incluso, llevársela consigo cuando finalice su labor.   

 corazon al viento 2  Aura, ideal de la belleza, es «un espíritu libre», tal la define su tía, y es, también, como Consuelo, un ser imaginario, que enriquece lo mágico/esotérico de la noveleta y la adaptación teatral, solo que en esta nueva puesta, la dramaturga ahonda en la cultura azteca, y a tal fin, incluye breves parlamentos en náhuatl que pone en boca de la actriz mexicana Anna Sobero, caracterizada como Aura.

   A tal fin, además, Lilliam Vega incluye melodías y canciones clásicas de la cultura mexicana, como “La Llorona”, interpretada, con la mítica y ya fallecida Chabela Vargas, por Ivanesa Cabrera, quien, incorpora la anciana que, bella en su juventud, se verá reflejada en la joven, dentro del entorno, arcano y enigmático, que rodea, capturándolas, a las extrañas criaturas que conviven en el raro ámbito, cuya oscuridad se proyecta en el halo misterioso/mágico de la sencilla pero válida concepción escénica.

   La anciana, conceptual, subraya: «A los viejos solo nos queda el placer de la memoria […] al final, todo se transforma en recuerdos», connotando que, recluida en la bruma del pasado, se prepara dentro de las sombras, para la ceguera que ya se anuncia.

   Entre el sueño y la vigilia acontece la trama de la puesta, cuyo ritmo en ralentí, como la escenografía y el diseño de luces (que se vale del rejuego de claroscuros, apoyando lo ilusorio e imaginero de la concepción escénica), configuran el valedero esfuerzo del laborioso equipo.

   En fin, Corazón al viento se suma al atendible quehacer de El Ingenio Teatro, una de las compañías que, desde su creación, apoya el desarrollo de la buena escena en Miami.     


Fotos - Amelia Sierra Fine Art Photography (Facebook)

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos