Menu
RSS

waldo bioWaldo González López (Las Tunas, Cuba, 1946)

Poeta, ensayista crítico teatral y literario, periodista cultural. Graduado en la Escuela Nacional de Teatro (ENAT) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana (Universidad de La Habana). Autor de 20 poemarios,  6 libros de ensayo y crítica literaria, varias antologías de poesía y teatro. Desde su arribo a Miami (2011), ha sido ponente y jurado en eventos teatrales y literarios internacionales. Merecedor de 3er. Premio de Poesía en el X Concurso “Lincoln-Martí” 2012. Colaborador de las webs: teatroenmiami.com (Miami) y Encuentro de la Cultura Cubana (España), Boletín de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (New York), y los blogs OtroLunes (Alemania), Palabra Abierta (California), Gaspar. El Lugareño, y el diario digital El Correo de Cuba (ambos en Miami).

jose triana 2Por Waldo Gonzalez López – www.TeatroenMiami.com

(Para la correcta confección de este artículo, he utilizado datos tomados de un ensayo de su relevante estudiosa gala Christilla Vasserot, investigadora y profesora de la Université Sorbonne Nouvelle-Paris 3, como asimismo los aportes del propio escritor.)

Ante todo, al destacado dramaturgo y poeta, José Triana solo pude conocerlo en la Miami del 2012: de tal suerte, en enero de 2012, durante el memorable Congreso Internacional de Dramaturgia y Artes Escénicas. Teoría y Práctica del Teatro Cubano del Exilio «Celebrando a Virgilio», importante evento que, organizado y creado por el Maestro del teatro cubano del exilio Matías Montes Huidobro, quien me invitara a participar, tras pocos meses de llegado yo al exilio miamense, a participar como ponente en el memorable evento, gracias al también historiador, ensayista, crítico, narrador, poeta y, sobre todo, dueño de una entrañable bonhomía y sentido del humor, cualidades que me lo hicieron cercano y me convencieron a participar como ponente en el memorable evento.

Tras este brevísimo proemio, doy paso a mi comentario sobre el gran dramaturgo y poeta cubano José Triana, de quien el mundo intelectual de Occidente, supo con tristeza que en la noche del pasado domingo falleció a los 87 años, por problemas de salud, el también poeta y narrador, quien residía en París desde los ‘80s con su esposa francesa Chantal Dumaine.

   Nacido en el camagüeyano poblado Hatuey en 1931, cuando tenía diez años su familia se traslada a Bayamo, donde se inicia en la poesía, una de sus inveteradas pasiones que nunca abandonaría.

   Ya en plena juventud (1950) estudia Filosofía y Letras en la Universidad de Oriente, pero en 1952 un suceso ¿común? cambia su vida: lee el clásico poema «La isla en peso» (1942) de Virgilio Piñera, y retoma su primera pasión, para dar paso a la segunda: el teatro, en 1954, gracias a la asistencia que realiza en el montaje de Las criadas de Jean Genet, a cargo del icónico Francisco Morín para su no menos definitorio Teatro Prometeo, puesta en la que participan las actrices Myriam Acevedo (quien luego interpretaría la Cuca en La noche de los asesinos), Ernestina Linares y Dulce Velasco, estreno que lo decide por la dramaturgia.

   Por ese tiempo (1955) parte a Madrid, donde escribe su primera pieza: El Mayor General hablará de Teogonía y colabora con la revista habanera Ciclón —donde da conocer sus poemas iniciales que, en 1958, reunirá tal opera prima, el volumen que lo mostrará como poeta: De la madera del sueño—, dirigida por el mecenas y cultísimo intelectual José Rodríguez Feo, hasta que, ingenuo como otros intelectuales creyentes en la falacia de «El Comandante sin batallas» Fidel Castro (quien aseguraría en su discurso de 1959 su traidora y fatal engañifa: «No soy comunista»), regresa a la Isla, en enero de 1959, para devenir, enseguida, uno de los significativos dramaturgos cubanos.

   Al año de su retorno, estrena El Mayor General hablará de Teogonía, que dirige el también narrador David Camps, y Francisco Morín lo hace en Prometeo con Medea ante el espejo, solo que es suspendida dos años más tarde cuando la reestrena el no menos singular Rubén Vigón. Estrena, además, en 1961 una adaptación de Edipo rey, de Sófocles, y en 1964 una versión libre de La tía de Carlos, de Brandom Thomas, que enriquecen su prestigio,

   En 1965, merece el entonces respetable Premio Casa de las Américas con su icónica obra y, a un tiempo, una de las señeras de la dramaturgia cubana, continental e internacional: La noche de los asesinos, estrenada en 1966 por el hoy desaparecido Teatro Estudio, bajo la brillante dirección del legendario realizador e intérprete Vicente Revuelta en una memorable puesta, entre las esenciales de la escena contemporánea de la Isla —que este redactor, a la postre estudiante de la Escuela Nacional de Arte, disfrutara—. Traducida a varios idiomas y representada en diversos países, luego la monta The Royal Shakespeare Company con el título The Criminals.

   Mas, complicará su status con el castrismo su participación en el jurado que, en 1968, premia Los siete contra Tebas, del dramaturgo Antón Arrufat —quien «tronado» tras el internacionalmente conocido aso Padilla», cuando el régimen cometiera quizás su mayor vileza contra la cultura, poco después es reivindicado, multipremiado y recién promovido a presidente del Pen Club en Cuba—, acción que marca el triste destino de José Triana en su patria, tras la aparición, ya en los 60s, de los primeros síntomas de la gran mentira del régimen, el que a inicios de los ‘70s (recordar que 1972 es la fecha de un evento oficial, tristemente recordado: el Congreso de Educación y Cultura, a partir del que se sovietiza oficialmente la cultura cubana) censura sus obras, aunque uno de sus aportes logra salvarse: en vísperas del diktat soviético (que se impondría tras el mencionado cónclave) es aceptado su guion, solicitado por Tomás Gutiérrez Alea para su largometraje Una pelea cubana contra los demonios estrenado en 1971.

Por ello, los denominados «problemas político-ideológicos» que, desde los 60s, el castrismo endilgaba, con su obnubilada pupila de Gulag, a cualquier pieza o puesta, novela o libro de cuentos o poemas con visos vanguardistas, incomprensibles para la torpe visión prosoviética del poder del dictadorzuelo tropical.

   Por fin, tras disimiles encontronazos con el poder del arrogante tirano, en 1980 se exilia en París, junto a su esposa Chantal Dumaine, con quien se había casado en 1968. Aquí continúa su valiosa creación dramatúrgica y, en consecuencia, sus obras son representadas en importantes puestas realizadas por realizadores de varios países e idiomas, uno de cuyos prestigiosos ejemplos acontece en 1986, cuando la Royal Shakespeare Company estrena su pieza Worlds Apart (Palabras comunes).

   Mas, acorde con su capacidad y cultura, Triana publica, además de teatro, poesía y narrativa. En 2001, la revista oficialista habanera tablas «redescubriría» su excelente dramaturgia. Por suerte, la prestigiosa editorial valenciana Aduana Vieja —que ya había publicado Orfeo en la ciudad y Una novela pornográfica— da a conocer, consecutivamente, en 2011 y 2012, su Poesía completa y su Teatro Completo, que serían presentadas, en el Congreso Internacional de Dramaturgia y Artes Escénicas. Teoría y Práctica del Teatro Cubano del Exilio «Celebrando a Virgilio», por su director Fabio Murrieta, venido desde España.

   La muerte no es nada, si se ha vivido y creado con la mayor dignidad, parafraseando al más grande intelectual cubano José Martí. Por ello, el maestro José Triana pervive en su magna obra dramatúrgica que lo ubica, desde el lejano estreno de La noche de los asesinos, como uno de los auténticos teatristas de la cultura hispanoamericana.

jose triana 1PARA CONOCER MÁS DE JOSÉ TRIANA

   Ingresa en la Universidad de Madrid en 1955, pero no concluye sus estudios. Integra el Grupo Dido como actor (1956-1957) y en Teatro Ep como ayudante de escena del Teatro Ensayo (1958).

   Viaja por Francia, Bélgica, Italia e Inglaterra. De regreso en Cuba, es empleado de la Compañía de Teléfonos, donde había trabajado antes de ir a España. Después labora como actor y asesor de teatro en la Sala Prometeo y asesor literario del Consejo Nacional de Cultura, de la Editora Nacional de Cuba y del Instituto Cubano del Libro.

   Colabora con Ciclón, Lunes de Revolución, Revolución, Casa de las Américas, Unión, La Gaceta de Cuba y en las publicaciones parisienses Les Lettres Nouvelles y Cahiers Renaud Barrault.

   Asiste al Primer Congreso Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (La Habana, 1961). Estrena en 1961 una adaptación de Edipo rey, de Sófocles, y en 1964 una versión libre de La tía de Carlos, de Brandom Thomas.    

   Obtiene el premio de teatro Casa de las Américas de 1965, el Gallo de La Habana de 1966 y otros lauros en Colombia, Argentina y México por su obra La noche de los asesinos, que ha sido representada con éxito en distantes y distintas capitales americanas y europeas.

   Publicar las compilaciones Teatro español actual y La generación del 98: Unamuno, Valle-Inclán, Baroja, Machado, Azorín. En colaboración con Chantal Dumaine, su esposa, tradujo Los biombos, de Jean Genet. Fue traductor al inglés, francés, italiano, portugués, alemán, húngaro, polaco, sueco, finés, danés, holandés, noruego, hebreo y catalán.

Bibliografía activa y pasiva solo en Cuba:

De la madera del sueño (poemas), Madrid, 1958.

El Parque de la Fraternidad (teatro), La Habana, 1962.

La muerte del ñeque (obra en tres actos), La Habana, 1964.

La noche de los asesinos, La Habana, 1965.

Bibliografía pasiva: “Cálido elogio de la prensa francesa a La noche de los asesinos” en Granma, La Habana, 3 (163): 2, jul. 18, 1967. / Cosío, Nicolás. “Cuba en el Festival de Teatro de las Naciones” en El Mundo, La Habana, 66 (21 890): 1-2, may. 14, 1967. / Estorino, Abelardo. “Triana salva a los asesinos” en Unión, La Habana, 4 (3): 178-180, jul.-set., 1965. / “La Gaceta pregunta” en La Gaceta de Cuba, La Habana, 2 (19): 2-7, jun. 3, 1963. / “José Triana, Premio Casa de las Américas 1965” en La Gaceta de Cuba, La Habana, 4 (43): 18-19, mar.-abr., 1965. / Justina, Ana. “Los asesinos a juicio internacional” en La Gaceta de Cuba, La Habana, 6 (57): 10, abr., l967. / Larco, Juan. “La noche de los asesinos de José Triana” en Casa de las Américas, La Habana. 5 (32): 97-100, set.-oct., 1965. / Leal, Rine. “De la nada al infinito” en La Gaceta de Cuba, La Habana, 1 (5): 3, jun., 1962; “José Triana” en su Teatro cubano en un acto (antología), La Habana, Eds. R., 1963, p. [313-316]. / López, César. “La noche no tiene asesinos ante el espejo” en La Gaceta de Cuba, La Habana, 6 (55): 11, feb., 1967. / Martí, Agenor. “José Triana habla de su gira” en La Gaceta de Cuba, La Habana, 6 (62): 19, dic., 1967-ene., 1968. / Martí Agenor. “Miriam Acevedo, un teatro nuevo y sorprendente” y “Vicente Revuelta, una mayor confianza” en La Gaceta de Cuba, La Habana, 6 (62):19 y 19, dic., 1967-ene., 1968, resp. / Miranda, Julio E. “José Triana o el conflicto” en Cuadernos Hispanoamericanos, Madrid, (230): 439-444, feb., 1969. / “La noche de los asesinos en México” en Revista del Granma (suplemento del periódico Granma), La Habana,: 6-7, ago. 19, 1967. / Ortega, Julio. “La noche de los asesinos” en Cuadernos Americanos, México, D. F., 28, 164 (3): 262-267, mar.-jun., 1969. / Piñera, Virgilio. “La noche de los asesinos” en La Gaceta de Cuba, La Habana, 4 (47): 2.5, oct.-nov., 1965. / “Los premios. La creación en un largo y tormentoso trabajo” en Bohemia, La Habana, 57 (9): 20-23, feb. 26, 1963. / Wojciechowska, L. “Pieza cubana en el teatro dramático de Varsovia (servicio especial de Prensa Latina)” en La Gaceta de Cuba, La Habana, 5 (53): 7, oct.-nov., 1966.

Libros en AMAZON.COM - TEATRO

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos