Menu
RSS

Julie DavidowADRIANA HERRERA - El Nuevo Herald

‘ArchiTECTONICS’, el título de la exhibición personal de Julie Davidow en Diana Lowenstein Fine Arts, unifica la raíz de arquitectura y el término “tectónico” revelando la mirada multifocal de una obra que representa de modo formal y abstracto la intersección entre las construcciones humanas y la fascinante proliferación de la vida sobre la tierra.

 

Tectónico significa perteneciente o relativo a los edificios, tanto como a la estructura de la corteza terrestre. En esta serie, la reflexión sobre la espacialidad como contenedora de estructuras y fuerzas en continua transformación se focaliza en la arquitectura de museos de arte contemporáneo. Davidow realiza una aproximación a estos, así como a la naturaleza circundante, que guarda relación con la atmósfera familiar de interés por la ciencia en la cual creció. Trabaja así con un método que empieza por la recolección de “muestreos” de imágenes fotográficas de ángulos que destacan la singularidad de estas construcciones desde perspectivas inusuales. Puede captar juegos de reflejos, intersecciones de las sombras intangibles sobre el acero o el cemento, o fragmentos del espacio arquitectónico capturado a modo de “cortes” realizados para estudiar un tipo de materia. Después, vacía las imágenes de elementos distractores -la gente, las obras de arte- y realiza diagramas minimales abstrayendo líneas, formas, que sirven como patrón para las pinturas.

 

Después de hacer pasar sus “muestras” (como Davidow las llama) de la tridimensionalidad arquitectónica a la bidimensional de abstracciones geométricas sobre la superficie, combina yeso, acrílico, látex, pigmentos transferidos y pintura de cromo para insuflar la apariencia formal de la vida orgánica a estos planos. Por una parte, con el mismo deleite en los organismos biomorficos -células, pero también virus- que antes dibujaba con lápiz de grafito, hace “irrumpir” en las edificaciones formas arborescentes ahora pintadas en grises del tono del acero o en negro. En su estudio, junto con pinceles y libros de artistas como Clyfford Still o Sarah Morris y Sol Lewitt -de cuyas obras ha tomado otro tipo de “muestras” para incorporarlas en series precedentes-, hay fósiles, pequeños animales marinos disecados, ramas o corales que recuerdan la similitud entre las formas intracelulares y numerosos organismos.

 

Esas irrupciones arborescentes desbordan la representación de los espacios verdes diseñados en los museos y señalan que aquello que estructura el conocimiento y la creación humana es parte también de las mismas propiedades de la vida como fenómeno. De ahí también la presencia de una suerte de formas entretejidas que Davidow sitúa al interior de los planos geométricos de un modo que puede pasar desapercibido para el ojo desatento. De cerca, la textura de sus pinturas está configurada por urdimbres biomórficas que sugieren fuerzas dinámicas, movimiento, e incluso contienen burbujas, como gotas de agua capturadas. Son pinturas que entrañan una lección sobre la percepción: en primer lugar, nos descubren perspectivas insospechadas de famosas edificaciones, con lo cual nos interroga sobre qué tanto sabemos ver estos espacios y cuanto contienen.

 

Como precisa la curadora Claire Breukel en el catálogo, Davidow escogió museos construidos por arquitectos contemporaneos de renombre, como el Denver Art Museum diseñado por Liebskind; el Milwaukee Art Museum, por Calatrava; De Young Museum por de Herzog & de Meuron, o el Fort Worth Museum of Art, por Tadao Ando. Así que cada cuadro tiene la apariencia de una abstracción, pero corresponde exactamente a una arquitectura real, que aprendemos a mirar de otro modo. Y, por otra parte, tras la aparente quietud de sus superficies, hay formas y fuerzas en ebullición que descubren a la mirada penetrante la tensión dinámica del cambio presente en todo cuanto vive. El ojo activa en suma la potencialidad del espacio.• 

 

Adriana Herrera es curadora y crítica de arte. Colabora con galerías y museos, y asesora publicaciones especializadas.

 

‘ArchiTECTONICS’ de Julie Davidow en Diana Lowenstein Fine Arts. 2043 North Miami Ave. Hasta el 8 de abril. (305) 576-1804.

Libros en AMAZON.COM - Teatro cubano de Miami

En Teatro cubano de Miami, Luis de la Paz reúne siete piezas, escritas por dramaturgos de la ciudad. Una selección que incluye cuatro generaciones: con temáticas afines a la realidad inmediata, las circunstancias históricas, y temas trascendentales como el amor, el egoísmo, la relación entre conocimiento y angustia, entre ignorancia y felicidad. El desarraigo es otro argumento clave en algunas piezas presentes en esta antología. Aún cuando una pieza teatral llega a concluirse con su puesta en escena, su nacimiento es la palabra escrita sobre el papel. Las emociones, movimientos, vestuario, escenografía, y parlamentos recogidos en el texto son imprescindibles para la confluencia entre la literatura dramática y su representación posterior. Dejar un legado para futuros estudiosos del teatro, y lograr a su vez llegar al lector receptivo, al director que apueste por una obra de valor, son aciertos que acompañan a este libro. Un valioso aporte al arte dramático escrito por cubanos de Miami.

VISITE AMAZON.COM PARA MÁS INFORMACIÓN

Libros en AMAZON.COM - Tres dramaturgos, tres generaciones

 "Dar a conocer al lector, tres magníficas piezas teatrales, escritas por cubanos que viven en Miami. Incluir entrevistas y críticas de mi autoría que han salido en publicaciones dispersas sobre estos tres autores, permitiendo analizar el vínculo indisoluble de su vida y su formación, con su obra posterior. Eso pretendo con Tres dramaturgos, tres generaciones". 

VISITE AMAZON.COM PARA MÁS INFORMACIÓN

Ultimas Noticias

Noticias de Miami

Noticias Culturales

Síguenos