Menu
RSS

Photo by Ernesto Garcia

Por Max Barbosa. - TeatroMundial.com

La primera observación que me hizo meditar fue el concepto “ versión libre y apócrifa ”, definido en el programa de mano de Así es ( si así os parece), puesta en escena de Teatro en Miami Studio cuyo texto original pertenece a Luigi Pirandello.

 

Efectivamente, Sandra García, quien conformó otra obra, desechó las estructuras dramáticas que bien pudieran detener el desarrollo del conflicto. Por eso está visión es, acertadamente, apócrifa; tanto, que de Pirandello sólo quedan lo anecdótico y la caracterización del actor Leandro Peraza. 


De esta manera comprobaremos cómo las apariencias engañan a partir del criterio de cada personaje ante el acontecimiento que los perturba: si el señor Ponza, recién llegado al pueblo, no le permite a su esposa vivir junto a la madre de ella. Conciábulos, dimes y diretes surgirán en busca de la verdad mediante situaciones dramáticas e hilarantes propias de la farsa. Esta libertad de acción logró los dos aspectos que, a mi modo de ver, definen el hecho escénico que nos ocupa: las actuaciones y el nivel imaginativo de Ernesto García como director.

De las actuaciones.
Reírse con espontaneidad sólo es posible cuando el actor asume dicha acción, convencido del motivo que la provoca. Leandro Peraza ( Laudisi) cumple con dicha aseveración al iniciar el espectáculo con la responsabilidad de introducir al espectador en el entuerto que se avecina, emitiendo agudos sonidos que los transforma en carcajadas porque encontrar lo verdadero en al caso Ponza será un divertimento social. Un acierto su recreación de Pirandello debido a que convierte al personaje en testigo de excepción. Laudisi, cual narrador omnisciente, permanecerá dentro y fuera del contexto, aspecto que Peraza debe cuidar de mantener siempre.

Sandra García ( Señora Frola, madre de la señora Ponza) convierte su actuación en el punto de giro necesario ante la agresividad de los otros personajes. A través de la técnica y credibilidad que posee, ofrece una madre que media entre su hija, yerno y breteros al acecho en aras de obtener tranquilidad.

Sandra es una actriz que se mueve dúctilmente dentro de cualquier personaje aunque mi preferencia son los trágicos por antonomasia.

Ivette Kellems ( Amalia) y Marcia Stadler (Dina). Madre e hija. Logran la interrelación propia de la familiaridad que las une a pesar de cierta anormalidad que padece Dina. Ivette se desprende del personaje de Los Acosados para ser la contraparte de Marcia. Si Amalia es coherente, Dina se comportará cual retrasada mental en sus acciones físicas, actuando hasta en los silencios. Para mí, una de las mejores actuaciones.

Anniamary Martínez ( Señora Sirelli). Uno de los personajes que más define la farsa. Le favorece la aguda tonalidad de su voz , pero quizás esta característica sea la causante de que la interpretación del texto podría mejorar en cuanto a las intenciones del mismo.

Alain Casalla ( Agazzi). Otra buena actuación. Agazzi no puede ser de otra manera: lento, gordo y temeroso como digno funcionario pueblerino. Casalla lo sabe y así se comporta Agazzi.

Christian Ocón ( Señor Ponza). No me equivoco si aseguro que cuando el señor Ponza entra en escena la atención se centra sobre él, no sólo desde el punto de vista dramatúrgico, sino de actuación. Voz, dicción y comportamiento de un personaje definido como amenazador, según los consternados vecinos.

Nirma Necuze ( Señora Ponza). Breve aparición por las circunstancias que rodean al personaje quien, acorde con las murmuraciones, su esposo la mantiene prácticamente secuestrada. Entonces ella debe aparecer como un suspiro, decir su bocadillo y desaparecer. Desde este punto de vista, Nirma cumple con su rol al pronunciar su descarga linealmente, mostrando las dos caras que sufre a través de máscaras superpuestas.

De la dirección.
Cada vez que asisto a Teatro en Miami Studio tengo la impresión de que el espacio escénico varía según la obra que se presente. En Así es( si así os parece) padecí la misma impresión como resultado de la desbordante imaginación de Ernesto García. El hecho de ser el realizador de los diversos aspectos que conforman la puesta le permite reflejar su visión en cuanto a contenido-forma. Acertada la utilización de elementos del teatro musical para definir el carácter de celebración del acontecimiento.

De la misma manera el diseño escenográfico con las fotos que circundan a los actores como si los fotografiados participaran en la obra. Es posible que ellos sean los protagonistas de las risas que escuchamos para distanciarnos como acostumbraba Brecht. Pero la dirección de actores es lo que considero más meritorio por ser el actor amo y señor de la escena.


En fin: Así es( si así os parece) es para no perdérsela.

 

Culturales

Locales

TEMS en la Web