Menu
RSS

Drume Negrita-3MAX BARBOSA - ESPECIAL/EL NUEVO HERALD


Drume negrita, que se presenta en Teatro en Miami Studio (TEMS), inauguró el TEMFest 2012 en octubre, iniciando la actual temporada de esta compañía. Hasta el momento, se ha presentado durante cinco semanas (en noviembre y diciembre no hubo funciones) con notable asistencia de público. La obra está programada para el XII Festival Latinoamericano del Monólogo “Teatro a una sola voz”, que comenzó el 3 de febrero, aunque no responda estrictamente a esta definición dramatúrgica.

 

 

Ernesto García escogió como título para su obra la canción homónima del compositor cubano Eliseo Grenet (1883-1950) como para suscitar motivaciones encontradas en las historias desgarradoras de sus tres personajes, La Mamma (Simone Balmaseda), La Prostituta (Anniamary Martínez) y Gonzalo (Lian Cenzano), en una puesta que se caracteriza por su sinceridad al abordar temáticas que provocan encontronazos a granel: aborto, religión, sexo, discriminación racial o económica, entre otros asuntos controversiales.

 

En Drume negrita se trabaja la relación entre dos conceptos antitéticos: realidad y ficción. Ambos están presentes en el desarrollo del drama que sucede en un parque donde los tres personajes coinciden sin encontrarse. Aquí decidirán lo mejor para ellos en un escenario adecuado para seres enajenados, solos en la colectividad. La Mamma acude para abandonar a la hija recién nacida que tal vez nunca debió parir. Para La Prostituta el lugar es su oficina y Gonzalo llega a él por no encontrar otro espacio mejor donde expresarse.

 

Drume Negrita-20Balmaseda logra dotar al personaje de un lenguaje corporal que define el origen social de una mujer negra, drogadicta, entregada a la bebida debido a la frustración por ser pobre y marginal. Excelente interpretación mediante transiciones que permiten el desarrollo de las acciones. Martínez obtiene una prostituta con ribetes de intelectualidad pero sumamente práctica y chistosa. Por eso es muy adecuado que sea la segunda narración al carecer del dramatismo de las otras. Cenzano consigue su mejor actuación hasta el momento. Verlo vestido de mujer es una de las mejores imágenes de la puesta porque Gonzalo no es lo que aparenta, es el más humano de los tres personajes, tanto que al decidirse por Alonsa, la negrita que dejó La Mamma, renace en él la esperanza por comenzar a vivir.

 

Por supuesto, es evidente el trabajo de dirección de García. Solo tres bancos conforman la escenografía, los que les permiten a los personajes moverse hacia diversos ángulos en un espacio de por sí reducido. Minimalismo puro. Las luces crean las atmósferas necesarias en función de la historia, o mejor dicho, de los actores. La música define a cada uno de ellos. El bolero que canta Gonzalo es uno de los mejores momentos interpretativos, instante en que el clímax se enriquece para apresurar el fin que se avecina.

 

Ahora bien, ¿se puede considerar Drume negrita como un monólogo? Discutible. Posee una estructura dramatúrgica peculiar; aunque los tres personajes relatan sus historias individualmente, Alonsa es un hilo conductor que los obliga a comunicarse con ella a pesar de que solo llora.


Drume Negrita-13Sin ella, el acontecimiento no existiría. Además, la relación que los actores establecen con el público elimina la soledad que significa monologar para convertirse en un acto de comunicación desesperada, inevitable. No es casual que los flashbacks de cada uno de ellos, en los que se muestran como son realmente, sean frente al público.

 

Drume negrita, al decir de su autor, es una “comedia urbana”, como Fifty Fifty, otra de sus creaciones presentadas exitosamente en el 2012. Chat será la próxima, aún sin fecha de estreno.


Este género le permite a García inmiscuirse en el decursar de nuestra sociedad, descorriendo los velos ante prejuicios, relativismos o situaciones incomprensibles.•

Culturales

Locales

TEMS en la Web