Menu
RSS

por Juan Cueto-Roig

Maroma Players está presentando en «Teatro en Miami Studio» Si vas a comer espera por Virgilio, de José Milián, puesta en escena de Rolando Moreno, y actuada por Gerardo Riverón, Ariel Texidor y Jorge Hernández. La obra, de carácter autobiográfico, está basada en la amistad del autor con Virgilio Piñera, el mítico escritor cubano. La diferencia generacional y estética es el eje alrededor del cual gira el diálogo entre los dos personajes principales, un intercambio matizado por la frecuente intervención de otro: especie de coro musical, elemento contrastante que imprime jocosidad a la obra.

Aparte de la calidad y el interés del texto, lo más notable de esta puesta es la brillante actuación de sus intérpretes. La dicción y el desempeño actoral de Gerardo Riverón son, como es habitual en él, impecables. El trabajo de Jorge Hernández es excelente, tanto en los distintos personajes que requiere su papel, como en su interpretación musical. La transición entre los diferentes caracteres es admirable. Yo le recomendaría que eliminara el batir de manos, que además de inconstante es forzado y poco orgánico. La modulación de la voz cuando interpreta a la anciana es eficaz y suficiente. El parkinsonismo que quiere endilgarle al personaje con ese falso temblor resulta ridículo. Ariel Texidor logra transmitirnos el matiz adecuado como el joven discípulo de Virgilio, aunque su dicción contrasta a veces con el perfecto y bien proyectado decir de Riverón. Pero su actuación como el amigo y admirador del maestro es magnífica.

La escenográfica es funcional y novedosa. Y la dirección de Rolando Moreno, tan inteligente como todo lo que él avala con su firma.

Quise dejar para el final este comentario que pudiera parecer subjetivo y, que más que una aseveración, invita a una respuesta de quienes conocieron mejor a Virgilio Piñera. Como dije antes, la actuación de Gerardo Riverón es estupenda, pero la recreación de la persona real me parece que dista mucho de la verdadera personalidad del autor de Dos viejos pánicos. Riverón interpreta a un hombre seguro de sí mismo, autoritario, dogmático, vociferante a veces, dueño en todo momento de las circunstancias. Y no creo que ese fuera el carácter de Virgilio. Pero quizás así nos lo quiso presentar el dramaturgo. Que los expertos digan la última palabra. Esto es solamente un escueto comentario.

Resumiendo: si quieren disfrutar una magnífica puesta y tres maravillosas actuaciones no dejen de ver esta obra.

Culturales

Locales

TEMS en la Web